So easy …

En el proceso de búsqueda de un tema musical o disco para la recomendación musical de la página web, me encontré a mi esposo tarareando una canción, que había escuchado en una emisora de radio en la que sólo transmiten música ochentera. Pero lo que él cantaba, tenía un toque nostálgico y funky, que no daba lugar a que fuera una canción pop o balada romántica. Así que decidí investigar, y encontré un regalo musical, que no sólo era algo grandioso para mis oídos, sino que en sus estrofas encontré una visión, incluso una lección de vida, que aún con alguna experiencia en situaciones difíciles, me costaría internalizar o asumir con naturalidad.

“Easy” de Lionel Richie and The Commodores, expresa lo que para mí es la forma adecuada de enfrentar la vida luego de que un ciclo termina, aunque en la canción se refiere directamente a una relación amorosa que ha fracasado. Por lo general, siempre es difícil sobreponerse, cuando un ciclo en la vida termina. Cuando debes dejar algo conocido o a lo que estabas acostumbrado, porque ya no funciona más, porque simplemente era una etapa y se acabó. La situación emocional generalmente es una mezcla de rabia, tristeza y miedo, por mencionar las emociones básicas. Pocas veces, el pensamiento primario y la emoción primaria es la esperanza, de que nuevas y mejores cosas vendrán a nuestra vida.

En la canción, el personaje protagonista, nos narra el fracaso de una relación en la que él ha hecho todo lo que le fue posible para que funcionara. Pero en lugar de hablar del dolor y sufrimiento, habla de la esperanza, de la liberación que implica el no deberle nada a nadie.  De lo que es ver la vida tan tranquila y sencilla como la mañana de domingo. Esa mañana en particular, que corre sin prisa, calmada, segura, donde no hay mayores obligaciones que cumplir, donde se es libre para preparar lo que el lunes nos depare. Para él ha acabado el tiempo de tener que aparentar o disimular, de estar pendiente de lo que otros esperan que él sea. Es un canto para el mañana, que siempre será mejor si nos lo proponemos.

Para ser más explícita, la premisa de la canción debería ser un norte, como un camino a seguir cuando te encuentres de salida de algún ciclo o episodio en la vida. Estamos acostumbrados a que se debe sufrir cuando algo se termina, y esperar demasiado tiempo, para que la esperanza y la alegría llegue a nuestras vidas. La invitación es a recordar que la vida es ahora, y que nadie más puede disfrutarla por tí. La felicidad no es un estado permanente en la vida, y no por ello significa que seamos infelices el resto del tiempo en el que no estamos felices. Sin embargo, hay procesos que debemos vivir y disfrutarlos al máximo y no tener nada de qué arrepentirnos luego.

Lo implícito, en la canción, es la invitación a dar todo por algo en lo que crees. Muchas veces, vivimos situaciones en las que sabías muy dentro de tí, que algo te decía que debías ser más servicial, que debiste sonreír más, tener la capacidad de asumir que la pasaste bien, aunque fueses a ese lugar a regañadientes. Que tomaste la responsabilidad que te tocaba ante alguna situación, e hiciste todo lo que pudiste, pero que no resultó o no salió como esperabas. Aquí haré un alto, para decirte con total seguridad (porqué me ha pasado a mí) que cuando algo no resulta como lo esperábamos, o no resulta, no siempre se debe asumir que es un fracaso. Es simplemente el momento de evaluar la viabilidad de la situación, reconocer las fallas, de ajustar el plan y echarlo a rodar de nuevo, o tal vez cambiar de estrategia o intentar de nuevo. No dejarse abatir y sentir que la vida se acabó o que todo perdió el sentido. A esto se refiere Lionel Richie cuando canta “You know I’ve done all I can, You see I begged, stole and I borrowed… Ooh, that’s why I’m easy, I’m easy like Sunday morning”. Cuando sabes que lo has hecho todo, sabes que puedes andar ligero, no hay culpas, no hay reproches, sobre todo hacia ti mismo. Es como si dijeras que no le debes nada a la vida. En estas condiciones, el perdón surge de forma natural, es el cierre perfecto para esa nueva etapa brillante que te espera, y es precisamente el perdón la clave de tu libertad emocional, que viene a ser tu “Sunday morning”.

 

 

EquipoBrunch Written by:

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *